image

LA RECOMPENSA DE EFRAÍN

Efraín Abel Delgado tiene 12 años. Pertenece a la comunidad Qom y hace algunos días, desde  su humilde lugar, nos dio una lección a todos: todo esfuerzo tiene su merecida recompensa.

La historia de Efraín conmovió a todo el país: la semana pasada se recibió de 7mo grado en la Escuela N° 239, Pedro Inchauspe, a la cual asistía diariamente caminando 6 km desde su casa. La foto de la emotiva entrega de diplomas junto a su abuelo se volvió viral. Y Fundación River no quiso dejar pasar la oportunidad de recompensarle todo su esfuerzo.

La máquina de cumplir sueños se puso en marcha el viernes: con el apoyo de River Plate, la Fundación adquirió los pasajes para que el martes Efraín y su familia comenzaran la aventura. Esta mañana, los cinco se subieron a un avión que los trajo directo a Buenos Aires, y desde ahí sin escalas a la primera parada: en el Estadio Monumental Rodolfo D’Onofrio los estaba esperando para visitar juntos los lugares más emblemáticos del club.

Pero las sorpresas recién empezaban: después de jugar un rato en el césped de una de las canchas más importantes del país, Efraín y su familia pasaron por el vestuario local donde Lucas Alario, su mayor ídolo, lo esperaba para ser parte de este premio inolvidable.

Fotos, autógrafos, regalos, risas y emociones de todos los colores. El primer día de Efraín en Buenos Aires tuvo todos los ingredientes del premio que sigue quedando chico ante el esfuerzo y el valor que tiene su título de finalización del primario.

De este modo, Fundación River sigue trabajando por los niños y adolescentes que viven en contextos de vulnerabilidad y que, como Efraín, son un ejemplo digno de imitar.